50 años de Woodstock, el Festival por antonomasia.

50 años de Woodstock, el festival por antonomasia.

Un 15 de agosto de 1969 a las 17 horas comenzo el festival de Woodstock, tres días de música, amor libre, drogras, sexo y desmelene que lo convirtieron en el festival más importante y recordado de la historia.

El festival se celebró desde el viernes 15 hasta la madrugada del lunes 18 de agosto de 1969. Tuvo lugar en una granja de 240 hectáreas en Bethel, condado de Sullivan, estado de Nueva York; aunque estaba programado para que tuviese lugar en el pueblo de Woodstock, condado de Ulster, en el mismo estado de Nueva York, donde los pobladores, sin embargo, se opusieron. El escritor Elliot Tiber ayudó a negociar a los organizadores con el granjero Max Yasgur, para acoger al concierto en los terrenos de esa familia, 64 km al suroeste de Woodstock.

Con 32 conciertos, Woodstock congregó a más de 400.000 espectadores, cuando la organización había dimensionado el festival para recibir unas 50.000. La entrada costó 18 dólares para los tres lluviosos días que convirtieron el campo en un barrizal.

Woodstock se convirtió en el icono de una generación hastiada de las guerras y que pregonaba la paz y el amor como forma de vida y mostraban su rechazo al sistema. Este festival fue la cumbre de un movimiento que se desarrolló en los Estados Unidos a finales de la década de los 60, en la que quienes concurrían llevaban melena y amuletos, las chicas faldas de colores; sus símbolos eran la bandera del arco iris y el símbolo de la paz.

Los jóvenes de esta generación estaban contra la guerra de Vietnam, por lo que Jimi Hendrix tocó el himno estadounidense sólo con una guitarra eléctrica como signo de protesta a los comportamientos bélicos del gobierno. Sus ideales eran el pacifismo, el amor libre, la vida en comunas, el ecologismo y el amor por la música y las artes. Después de llamar la atención masiva durante el Verano del Amor de 1967 se llegó a creer que tras Woodstock acabaron desapareciendo, aunque más bien tendieron a evitar publicitarse, y aún existen en numerosos países, evolucionando algunas comunas hippies a ecoaldeas.

El festival fue un a gran bacanal con intensas noches de sexo y drogas. Durante los tres días que duró el festival se consumieron ingentes cantidades de LSD y marihuana. Los organizadores del Festival no podían imaginar el éxito que tuvo, ellos pensaban que no iba a ser rentable, pero la gran afluencia de público unido al documental, convirtieron al Festival en un éxito económico.

Aunque no todo fue positivo, el hecho de que la previsión de la organización fueran 50.000 personas y al final acudieran más de 400.000 hizo que las condiciones sanitarias no fueran las más adecuadas. Durante el festival se produjeron varias muertes por sobredosis, otra por una ruptura del apéndice y otra por un accidente con una máquina vial que aplasto a quien dormía debajo de ella.

En 1970 se estrenó el documental «Woodstock. 3 days oficial peace & música» dirigido por Michael Wadleigh, editado y montado entre otros por Martín Scorsese. La cinta ganó el Oscar al mejor documental de 1970. La película ha recibido el título de «culturalmente significativa» por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos y seleccionada para su conservación en el National Film Registry.

En 2009 se estrenó la película Taking Woodstock, dirigida por Ang Lee, en la que se recrea la organización del concierto desde la figura de Elliot Tiber.