Adicciones en el mundo del rock

Muchos de los artistas más importantes del mundo del rock han llevado el lema “Sexo, drogas y rocanrol” hasta el máximo exponente. En este reportaje vamos a contaros algunas de las adicciones que han trascendido de algunos de los iconos del rocanrol.


Kurt Cobain


El que fuera líder de Nirvana, y de toda una generación, vivió rodeado de problemas desde muy pequeño. A lo nueve años sus padres se separaron, lo que provocó una gran tristeza y desazón en el cantante. Kurt también sufrió ‘bulling’ en el colegio por ser amigo de un gay. Además de estos problemas, Cobain tuvo que luchar con la depresión, la bronquitis y dolores estomacales crónicos. Kurt fue revisado por numerosos médicos, pero ninguno de ellos le encontró la causa de los dolores crónicos que sufría. Por lo que Kurt decidió automedicarse con Heroína. Antes, a los trece años, Cobain probó la marihuana y comenzó a consumirla habitualmente, para combatir su hiperactividad.


Años más tarde su adicción por la heroína se harían más fuerte, solo dejándola sobre un corto periodo de tiempo cuando se enteró que iba a ser padre. En ese momento Kurt ingreso en una clínica de rehabilitación y consiguió dejar la Heroína. Pero poco después, durante una gira de Nirvana por Japón y Australia, Cobain no pudo resistir el síndrome de abstinencia y volvió a recaer.


En mayo de 1993, antes de una actuación de Nirvana en el New Music Seminar de New York, Kurt Cobain sufrio una sobredosis de Heroína. Para sacarlo de su estado de Inconsciencia, Courtney Love le inyectó naloxona, conseguida ilegalmente, consiguiendo su propósito. Horas más tarde Kurt junto a Nirvana dio uno de los conciertos más memorables de ese año.


Janis Joplin


Desde su adolescencia Janis tuvo serios problemas de personalidad y autoestima, relacionados con su aspecto físico. Quizá estos problemas fueran una de las razones de las adicciones que marcaron su vida. Esto unido a su desenfrenada estilo de vida, convirtieron a Janis en uno de los iconos y máximos representantes del lema “Sexo, Drogas y Rock and Roll”. Ante la tendencia generalizada de categorizarla como Bisexual, ella se definía simplemente como “sexual”. Por su vida pasaron numerosos hombres y mujeres, en lo que se calificaban como “Orgías animales”. Este estilo de vida, hizo que sus padres rechazaron de ella y rehusaban encontrarse con ella.


En cuanto a sus adicciones, era frecuentemente encontrarla pegada a una botella, adicción a la que sumo la heroína, anfetaminas y otras sustancias.


Keith Richards


La fama por el consumo de drogas de Keith Richards se debe, principalmente, a varios episodios que ocurrieron a finales de los años sesenta y setenta. Y a la sinceridad del propio Keith, que nunca oculto su adicción a la heroína y a otras sustancias.


Keith ha sido juzgado hasta en cinco ocasiones por cargos relacionados con las drogas en 1967, dos veces en 1973, en 1977 y en 1978.


El primero de los juicios, el único por el que fue condenado a prisión, ocurrió el 12 de febrero de 1967, Keith organizó una fiesta en su casa de campo Redlands con un selecto grupo de invitados entre los que se encontraban Mick Jagger, Marianne Faithfull, George Harrison y su mujer Pattie Boyd, el galerista de arte Robert Fraser y el “Rey del ácido” David Schneiderman. En las inmediaciones de la casa, se encontraban la policía antidroga británica, arrestando por posesión de drogas a Keith Richards. El 29 de junio Richards fue condenado a un año de prisión y a pagar una multa de 100 libras. Fue trasladado a la prisión de Wormwood Scrubs en el oeste de Londres. Quien también fue condenado y terminó en prisión, fue Mick Jagger. Unos días después, ambos consiguieron la libertad, previo pago de una fianza de 5.000 libras.


El 27 de febrero de 1977, Keith tuvo otro importante problema provocado por las drogas. Richard estaba hospedado en el Hilton Harbour Castle de Toronto. La policía montada de Canadá realizó una redada en el hotel y encontraron 22 gramos de heroína en la habitación de Keith. Inmediatamente es arrestado por la posesión en importación de estupefacientes, un delito por el cual Keith se exponía a unas peas de prisión de entre siete años a cadena perpetua.

Le confiscaron su pasaporte y Keith y su familia permanecieron en Toronto más de una mes, hasta que el 1 de abril, consiguieron un permiso para viajar a Estados Unidos para que Keith se sometiera a un tratamiento para combatir su adicción a la heroína.

Durante su estancia en Estados Unidos, la justicia canadiense se pronuncia sobre los cargos de Keith, y los reducen a simple posesión de heroína, ya que el fiscal reconoció que Richards adquirió la droga después de entrar al país. Durante los dos siguientes años Richards vivió bajo la posibilidad de una sanción penal, pero continuo con su vida con los Stones, con los que grabó su disco más vendido “Some Girls”.

Finalmente fue juzgado en octubre de 1978, declarándose culpable de posesión de heroína. Consiguiendo la libertad condicional de un año pagando una fianza de 25.000 dólares y con órdenes de continuar el tratamiento por adicción a la heroína y realizar dos conciertos a beneficios de la CNIB (un Instituto de asistencia para las personas invidentes) en Oshawa, Ontario, después de que un fan ciego testificara en su nombre. En septiembre de 1979, el Tribunal de Apelaciones de Ontario confirmó la sentencia original.

En una entrevista de 2017, Keith fue preguntado por ¿cuál era la cosa más extraña que alguna vez había aspirado?, a lo que respondió “Mi padre. Yo me esnifé a mi padre. El fue cremado y no pude resistir a darme una pequeña esnifada con él (sus cenizas). A mi padre no le habría importado. Estuvo bastante bien y todavía estoy vivo”.

Un gran alboroto mediático siguió luego de sus declaraciones. Su mánager salió a aclarar que la anécdota había sido solo una broma.

Lee más reportajes como este en https://rockpress.es/category/reportajes/