Blanco y en Botella: “Buscamos no dejar indiferente a nadie con nuestra música”

Hablamos con los vizcaínos Blanco y en Botella sobre su ultimo disco, sus inicios, la pandemia, el futuro se la música…

¿Cómo y cuándo nace el grupo?

Se puede decir que nos conocemos de toda la vida, y con dieciséis años empezamos a quedar en los locales de ensayo de nuestro pueblo (Amorebieta) para pasar el rato y de vez en cuando tocar versiones de grupos que nos gustaban como Platero y Tu o ACDC. Poco a poco empezamos a componer temas propios y empezamos a dar los primeros conciertos en 2013 donde tocábamos sobre todo versiones. La respuesta a la pregunta de cuándo se creo el grupo no está muy clara pero podríamos decir que las primeras canciones surgieron en 2013.

¿Qué historia hay detrás de vuestro nombre?

Nos lo preguntan mucho y nunca sabemos qué contestar. Nos encantaría contar alguna historia épica o emotiva pero en realidad el nombre no tiene un por qué.

¿Cómo fueron los inicios?

Fueron bonitos. Empezamos como cuatro amigos con mucha afición por la música y con ganas de pasarlo bien. No pensábamos en grabar ni en discos ni en nada de eso, los conciertos si venían bien, pero si no también. Nos gustaba tocar y versionar a artistas que admirábamos, sin más. Diría que los recuerdos que los cuatro tenemos en común son de ir a ensayar los viernes por la tarde y por la noche ir a Bilbao con dieciocho años recién cumplidos a bares como el Umore Ona a ver tocar a grupos de la zona como La Txusta De Morta o Memoria De Pez. Siempre éramos los más jóvenes y ya conocíamos a una gran parte del panorama rock de la zona.

¿Cuáles son vuestras influencias y como definiríais vuestra música?

Los primeros trabajos son un rock and roll o rock urbano más macarra y vacilón, pero para este trabajo hemos querido dar un nuevo aire y buscar un sonido más oscuro con influencias de géneros como el stoner o el punk. Así que las influencias podrían ir desde Platero y Tú (sobre todo en los primeros trabajos) hasta algo más machacón como Queens of the Stone Age o Rage Against The Machine. De todo se aprende y de todo se puede sacar algo.

¿Cuántas maquetas grabasteis antes de publicar vuestro primer disco? ¿Cómo recordáis esos años?

Grabamos una primera maqueta cuando sólo teníamos tres canciones con unos estudiantes de sonido pero fue un desastre por nuestra parte. Las canciones no estaban claras del todo, no sabíamos cómo queríamos que sonara, ni sabíamos lo que era un estudio de grabación. Pensábamos que si dábamos conciertos lo de grabar iba a ser fácil, pero no. Hizo falta volver a entrar en un estudio dos años más tarde con un productor que nos guiara para aprender a base de palos el duro proceso de la grabación.

¿Cómo es vuestro proceso compositivo?

Normalmente la primera idea sale en casa con una guitarra acústica y la llevamos al local de ensayo. La idea suele ser una melodía con un “tararara” o un “churururu” sin una letra fija y una armonía o un riff. Después entre todos vamos montando la canción, el “tararara” se convierte en letra y todo va cogiendo peso. Si la primera idea es buena, la canción se completa sola.

¿Qué queréis expresar con vuestra música?

Antes buscábamos mover a la gente en los conciertos con un rock and roll más vacilón, ahora buscamos no dejar indiferente a nadie con nuestra música. Yo soy de los que prefiere expresar con la música que con las palabras, y mi intención suele ser que un mensaje pueda llegar sin necesidad de entender la letra. En cuanto a los temas que tocamos en las canciones han pasado de ser sobre una noche de fiesta y rock and roll a temas más críticos o elaborados.

En 2016 publicáis vuestro primer EP de nombre homónimo, cuéntanos un poco sobre este disco.

Ese EP fue un lujo para nosotros. Siempre hemos sido muy seguidores del grupo Memoria de Pez, que también son de nuestro pueblo, y cuando nosotros empezamos a tocar les veíamos por los locales de ensayo de Amorebieta y en todos los directos que podíamos, y nos flipaba la fuerza que tenían en directo. En 2013 uno de nuestros primeros conciertos donde casi todo eran versiones, abrimos un concierto para ellos en las fiestas del pueblo y para ese concierto nos preparamos dos versiones del grupo (cosa que ahora no se me ocurriría hacer jaja). Aitor “Laka”, guitarrista de Memoria de Pez, nos dijo que le gustó el rollo que teníamos y que quería grabarnos alguna canción. A partir de ahí nos pusimos más en serio y Laka nos ayudó a sacar adelante esos primeros seis temas a los que tenemos mucho cariño.

Dos años más tarde publicáis un nuevo EP, “Vol. II”

Este disco nos ayudó a crear un bonito repertorio y a abrir para varios grupos que admiramos como A Tiro en Madrid o los malagueños Terral. Nos dió la oportunidad de poder salir de nuestra zona y tocar más que nunca.

Háblanos de “La arena cayó”, vuestro ultimo disco que acabáis de publicar

Es el disco con el que más hemos experimentado. Esta vez hemos querido salir de nuestra zona de confort sin dejar de lado la esencia del grupo. Hemos tocado otros estilos más duros y oscuros, y las letras también son más profundas y críticas. También hay que decir que ha sido compuesto casi en su totalidad en pleno confinamiento y eso se nota bastante. En el disco podemos encontrar ocho nuevas canciones, una canción del disco Vol.II totalmente renovada, y las colaboraciones de Aimar Cid del grupo Dientes De Luna y de Leire Jaureguibeitia. El formato físico está muy cuidado y ha sido diseñado a mano por Haritz (voz y guitarra del grupo). Cada canción se presenta con una ilustración al estilo cómic también hecha a mano.

Dinos cuatro grupos y cuatro discos que te hayan marcado musicalmente

Mi opinión personal (Julen, bajista).

1- Audioslave – Audioslave (Show me how to live es la canción de despedida de nuestros conciertos)

2- Gary Clarck Jr. – This land (disco que ponemos antes de los conciertos)

3- Ciclonautas – Bienvenidos los muertos

4- Erabatera – Izpi Galdua

¿Cómo estáis viviendo la pandemia?

A nosotros la pandemia nos ha servido para hacer este disco que ha sido compuesto casi en su totalidad en el confinamiento, y a nivel artístico se puede decir que la pandemia fuese muy creativa, pero ya se está haciendo larga la broma. Sólo hemos podido dar un concierto en un año para presentar las nuevas canciones y aunque el concierto fue bien y se agotaron todas las entradas, es una sensación muy rara y muy fría. Ver al público sentado con la mascarilla y la distancia es muy raro, no sientes el feedback y no sabes si las canciones (sobre todo las nuevas) están funcionando o no. Ciencia ficción.

¿Qué opinión tienes sobre el trato que se le ha dispensado a la cultura por parte del Gobierno, en la gestión de la pandemia?

Se está jugando mucho con el tema de la cultura, y lo que para algunos es puro ocio, para muchos es su trabajo y su única vía de ingreso. No hablo sólo de los músicos, detrás de lo que vemos en un escenario hay técnicos de sonido, de luces, operarios, promotores, salas… que también tienen la costumbre de comer tres veces al día. Yo no soy epidemiólogo ni político para decir cómo hay que hacer las cosas y entiendo que estamos antes una situación muy surrealista y complicada de gestionar, por eso no voy a entrar en si se está haciendo bien o no, pero hay salas que puede que llevan un año cerradas no vuelvan a abrir sus puertas, y si ya era difícil antes hacerse un hueco en el panorama, ahora va a ser misión imposible.

También está bien recordar de que cuando nos encerraron a todos lo que hacíamos era escuchar música, ver películas, tocar en los balcones, leer libros… todo eso es cultura, y está demostrado que es necesaria.

¿Cómo ves el futuro de la música tras todo esto? ¿Nos recuperaremos?

Lo dicho, el futuro lo veo bastante negro. Ahora mismo hay muchos discos en cajones esperando a salir y girar. Lo que creo que va a pasar es que cuando nos dejen girar, todos los discos van a salir de golpe y va a ser muy difícil hacerse un hueco entre ellos, lo que provocará que los grandes sean más grandes y los pequeños más pequeños; lo de siempre.

¿Qué queréis alcanzar en el mundo de la música?

Nos gustaría hacernos un hueco para poder tocar y expandir nuestra música. Lo que los músicos buscamos es remover algo en la gente con nuestras canciones, con eso nos vale.

¿Cuáles son vuestros próximos pasos?

De momento que el disco llegue a la gente y que se escuche. También tenemos dos citas con la Zornotza Musika Banda que nos acompañará en dos conciertos especiales (sold out) el 24 y 25 de abril en Amorebieta y tenemos la mirada puesta en eso, después ya se verá.

Nos encantaría poder tocar y presentar el nuevo repertorio, al final creo que la mayoría de los músicos aspiramos a eso, y nuestro lugar natural es el escenario, por eso nosotros seguimos trabajando con la intención de que en algún momento podamos empezar a tocar de nuevo.

Escucha a Blanco y en Botella: