Burning, Torrejón, Bibi Andersen y la ‘negrita’ de Pepe Risi

Son los finales de la decada de los 70, el rock español empieza a asomar tras el fin de la dictadura y la cultura esta en plena efervescencia. En esta época Burning vivían en Torrejón de Ardoz, una ciudad del extrarradio de Madrid, en una comuna hippie típica de los años 70, donde también vivía la actri Bibi Andersen y el director Julián Nuñez. En este ambiente, de camaradería y descontrol, fueron la fuente de inspiración de las canciones de los dos primeros discos de los madrileños. En esto también estaban “imitando” a sus queridos Stones, ya que los Rolling se fueron a vivir todos juntos a una casa al sur de Francia para crear el “Exile on main Street”.

Otro aporte de Torrejón a los Burning, tiene que ver con su sonido, en esta ciudad madrileña se encontraba una base militar de los americanos, donde los Burning se hicieron con numerosos discos de importación (caros y difíciles de conseguir en esa época), así como distintos instrumentos que fueron la base del sonido del grupo. Allí, Pepe Risi, se compró su legendaria Gibson Les Paul negra, bautizada por él como “Negrita”, uno de las guitarras mas reconocidas de la historia del rock español.