Ciudad Olvido: “Nuestra música se compone de rock, actitud y poesía”

Hablamos con Joako vocalista y compositor de los madrileños Ciudad Olvido sobre su último disco, sus inicios, la pandemia, el futuro se la música…

¿Cómo y cuándo nace el grupo?

El grupo nace en verano de 2016 de una casualidad, como las mejores cosas de la vida. En ese momento yo estaba preparando un libro disco y coincidía a menudo con Javi Endara en uno de los bares que solemos frecuentar. Le propuse colaborar en el disco cantando una canción o tocando el bajo y un día quedamos en su casa con unas cervezas. Comenzamos a enseñarnos canciones y material y unos días más tarde nos dimos cuenta de que teníamos unos cuantos temas que habíamos empezado a construir con un estilo que oscilaba entre el hard rock americano y el rock urbano estatal. Así que finalmente nos liamos la manta a la cabeza y llamamos a Dani, Jaime y Yamil. Ese fue el momento en el que nace Ciudad Olvido de lo que en principio iba a ser una colaboración. Ni que decir tiene que el libro disco que tenía pensado en un inicio no salió nunca pero dio paso a algo mucho mejor.

¿Qué historia hay detrás de vuestro nombre?

En el momento en el que ya todo empezaba a rodar y comenzábamos los primeros ensayos, decidimos que era el momento de buscar un nombre a la banda. Pusimos varias ideas sobre la mesa y la que se terminó quedando fue Ciudad Olvido. El motivo por el que escogimos este nombre fue que pensamos que era una conjunción perfecta entre un rock de calle y la melancolía que pueden traer las letras de corte poético, por eso aunamos la ciudad con el olvido que es una emoción fácilmente identificable y poderosa. O eso creemos.

¿Cómo fueron los inicios?

Los inicios fueron bastante rápidos, a decir verdad. A los pocos meses de estar ensayando decidimos enfrascarnos en la grabación de nuestro primer EP “Heridas Abiertas” con los cuatro temas que teníamos compuestos. El buen rollo entre nosotros era evidente y redondeábamos las canciones con mucha facilidad. Teníamos muchas ganas e ilusión y estábamos encantados con lo que teníamos entre manos así que decidimos no perder tiempo y ponernos a ello. Pese a venir cada uno de tocar un estilo diferente, estábamos muy compenetrados entre nosotros y eso nos permitió lanzar un EP muy bonito con el que estábamos realmente contentos. Además pudimos contar con la colaboración de Marcos Molina de Gritando en Silencio en uno de los temas, cosa que para nosotros fue bastante especial.

¿Cuáles son vuestras influencias y cómo definiríais vuestra música?

Nuestra música la definimos como hard rock urbano y se compone principalmente de rock (en casi todos sus estilos y vertientes) actitud y poesía. Nuestras influencias son bastante variopintas, quizá las más evidentes sean Marea, Extremoduro, Leño… pero hay mucho más que eso. Desde bandas internacionales como Thin Lizzy o Whitesnake a otros estilos que derivan más al metal o el hardcore y buscando un poco todo lo que nos gusta o nos llama la atención de cada estilo. No nos cerramos a una sola cosa si no que vamos buscando la forma de hacer nuestros ritmos más dispares y lograr una mezcla interesante de todo lo que tenemos en la cabeza.

¿Cómo es vuestro proceso compositivo?

Pues es realmente sencillo. Uno de nosotros trae un riff, una melodía o una estructura desde la que construir el tema (la mayoría los trae Javi) y a partir de ahí vamos perfilando la idea. Añadimos, quitamos, yo empiezo a escribir la letra, definimos una melodía de voz, realizamos los cambios oportunos… tratamos de ver que funciona y que no y vamos dando vueltas hasta que en un momento dado consideramos que el tema está listo. Luego muchas veces en el estudio de grabación surgen nuevas ideas de arreglos u otros aportes que terminan llevando el tema a otro nivel.

¿Qué queréis expresar con vuestra música?

Pues, sinceramente, de todo. Queremos que tenga mucha fuerza, sin entender esa fuerza solo como caña o potencia si no que el tema transmita al máximo nivel posible. Y que la letra sea adecuada en ese sentido a lo que la música transmite. Hablamos de todo, desde el amor y el desamor a la tristeza, la incertidumbre, la felicidad, lucha social… no hay una línea general, digamos que damos a cada tema lo que creemos que pide y lo construimos con cariño para que todo tenga un nexo de unión. Al final aunque un tema derive a balada y otro al hardcore, al final el nexo de unión somos nosotros y creemos que es fácil reconocernos en nuestras canciones aunque muchas cambien la tónica y sean diferentes unas de otras.

Hablemos de vuestros discos. En 2017 os estrenáis con el EP “Heridas abiertas”, ¿Cómo fue vuestro estreno?

Pues como te comentaba antes, fue rápido y quizá poco meditado, pero no hace falta meditar demasiado cuando tienes tantas ganas de algo. Nos quemaba en las manos, queríamos enseñarle los temas a todo el mundo, así que con tan sólo unos pocos meses de ensayo nos lanzamos a ello. Es un EP más centrado en el hard rock que incluía además un tema en acústico. Aún no nos habíamos dejado llevar tanto por lo que nos gusta hacer e hicimos algo más centrado en el género. Y aún así creo que se nota ya en ese EP que nos flipaba hacer las cosas de forma distinta y es un punto de partida del que nos sentimos orgullosos. Estábamos buscando nuestra identidad y este EP fue lo que empezó a marcarla para consolidarse años más tarde en nuestro disco. Guardamos muy buen recuerdo de los conciertos que hicimos presentando este trabajo, tuvimos la suerte de tener muy buena acogida, el público siempre se ha portado de forma increíble con nosotros y no podemos estar más que agradecidos de corazón.

En 2020 lanzasteis vuestro primer disco “Mientras todo arde” háblanos de este disco

Tuvimos un estreno accidentado del disco, la verdad. Teníamos ya hablados y preparados unos cuantos conciertos para presentarlo. El pistoletazo de salida íbamos a darlo el 21 de marzo del pasado año junto a La Sombra del Grajo en Madrid. Pero después de la situación ya por todos conocida todo se fue al garete. Decidimos ir lanzando poco a poco el disco, pensando que esto iba a ser cosa de unas semanas y que probablemente en mayo ya podríamos tocar de nuevo. Evidentemente no fue así. Primero lanzamos Aguardiente, que era el tema que teníamos preparado con videoclip. La gente se sorprendió muchísimo porqué hubo un avance muy grande. Nuestro estilo estaba ya más definido y el tema suena redondo, respecto a nuestro EP fue un salto enorme, en este tema puedes escuchar la influencia que tiene en nosotros Extremoduro pero también puedes notar ese rock más americano y ciertas notas de metal. Para seguir haciendo tiempo mientras la situación se solucionaba (o eso queríamos creer) me puse a hacer un lyric video de otro de los temas del disco, Tu Locura, que también tuvo in recibimiento estupendo. Es un tema más contundente, con mucha potencia, doble bombo y pasajes de guitarra increíbles. Como las cosas seguían sin solucionarse decidimos realizar un videoclip cada uno en su casa y lanzamos otro adelanto más: ¿Dónde vas? Un tema completamente diferente de los anteriores, una balada muy coral con muchos toques ochenteros y unas colaboraciones de lujo. Después de esto y ya empezando a ver la luz, monté otro videoclip con algunos cortes que había rodado durante la grabación del disco, el tema escogido fue Abriles y Eneros, tema de corte más estatal, muy directo y con mucha fuerza. Ya con ese vídeo salió también el disco entero, del que obtenimos críticas brutales (para bien) tanto de prensa como de público y eso nos hizo sentir muy orgullosos. Cada tema busca su lugar en un sitio distinto, no hay dos iguales pero si que sobrevuela una idea de conjunción de todos ellos, desde el más hardcore que puede ser Todo Arde, a la rara avis que cierra el disco que es Nubles Reclamando al Cielo. Creemos firmemente que es un disco muy especial y muy trabajado.

Háblanos de las colaboraciones de este disco, ¿Cuáles son y cómo surgen?

En Abriles y Eneros contamos contamos con Conan Carmona a la guitarra, compañero de nuestro batería Dani en La Leñera y con una relación muy cercana con nuestro grupo, no podía faltar.

En ¿Dónde vas? Se concentra la mayor parte de las colaboraciones, en ella contamos con Luter, Miguel Tena, Kike de Ciclón y Miki Florensa, guitarrista de La Pegatina. Teníamos claro que este tenía que ser un tema muy coral y que contase con voces y estilos diferentes. Como son buenos amigos se lo propusimos y no quisieron faltar, creo que es un tema que ha quedado muy bonito y mucha de la magia que tiene viene dada por estos maestros.

Está también Mil Pedazos en la que colabora Txema Benítez. Txema que es la voz de Doxa además de tener su proyecto en solitario es la persona que nos graba y nos produce en su estudio de Villaverde (28041 estudios). Tenemos una relación muy cercana, pasamos mucho tiempo con él y tampoco podía faltar en el disco. Txema aporta mucha fuerza a este tema y no podía faltar en el disco.

Por último en el tema que cierra el disco “Nubes Reclamando al Cielo” tenemos a Daniel Messeguer de Hitten, que realiza un solo de guitarra espectacular. Es quizá el tema más extraño del disco y también uno de los que más nos gusta, al ser el tema más alejado en un principio del rock más tradicional, decidimos contar con Dani para darle ese toque especial que aunase la canción con el hard rock. Creo que quedó increíble.

Dinos cuatro grupos y cuatro discos que te hayan marcado musicalmente

No puedo dejar de nombrar a Marea que es el grupo que más me ha influido, tanto en la forma de entender la música como en mi manera de escribir. Mi disco favorito es 28000 puñaladas.

La ley innata de Extremoduro que es un discazo increíble. No he vuelto a escuchar nada que me haya impactado tanto como ese disco.

Nothing More, que en el plano internacional es, probablemente, mi banda favorita y su disco homónimo tiene muchos matices que descubrir.

Los cantautores también han formado parte de mi vida musical y Carlos Chaouen y su disco Totem son quizá los que más, tanto a la hora de componer como en su forma de escribir canciones.

¿Cómo estáis viviendo la pandemia?

Pues está siendo todo muy extraño. Lanzamos nuestro disco en mitad de toda esta vorágine. En principio lo hicimos solo en digital, ya que sin poder presentar el disco en salas no veíamos sentido a hacer un lanzamiento físico del mismo, al menos no en ese momento. Parece que empieza a haber algo de luz al final del túnel y aunque no está del todo claro, nos hemos lanzado a la piscina con la edición física que hemos estrenado el pasado mes de enero. Realizamos una preventa que fue bastante bien y que nos permitió fabricar el disco, ya que sin conciertos tampoco generamos ingresos para la banda y con la que está cayendo pues económicamente no es nuestro mejor momento. No hemos tocado desde finales de 2019 y el 16 de abril de este año tocaremos en la sala Caravan. Va a ser nuestro primer contacto con los conciertos después de todo esto. Tenemos muchas ganas pero no podemos negar que se nos va a hacer muy raro ver a la gente sentada tranquilamente mientras nosotros, seguramente, no paremos quietos. Tenemos muchas ganas de dejar todo esto un poco atrás y volver a la normalidad o, al menos a lo más parecido a eso.

¿Qué opinión tienes sobre el trato que se le ha dispensado a la cultura por parte del Gobierno, en la gestión de la pandemia?

Creo que ha sido, a todas luces, insuficiente. Ha sido sobradamente demostrado que la cultura es segura y que siguiendo las normas, respetando los aforos y la distancia de seguridad se pueden dar conciertos de forma óptima. Parece que los eventos están empezando a resurgir pero a paso de tortuga. Hay mucha gente que vive de la cultura, ya no sólo el artista si no todo el equipo técnico que hay detrás y que conlleva un evento. Debido a la falta de ayudas muchos técnicos y personal de todo tipo, han tenido que buscar otro trabajo para poder sobrevivir, algunos han tenido suerte de encontrarlo, otros no. No ha habido prácticamente ayudas a un sector que como ya han dejado claro con sus actos, les da igual ver morir. No han puesto facilidades, sólo trabas y excusas y esa no es la forma de hacer las cosas y mucho menos de apoyar al sector, cosa que sólo se hace de boquilla.

¿Cómo ves el futuro de la música tras todo esto? ¿Nos recuperaremos?

Quiero pensar que sí, pero creo que va a costar lo suyo. Tengo la esperanza de que el año que viene volvamos a ver festivales, muchos ya están siendo anunciados, como el de mis amigos del A Pico y Pala. Tengo la esperanza de que poco a poco vayan resurgiendo las salas, mejore la situación y se puedan ir reduciendo las medidas y aumentando los aforos. El año que viene seguiremos avanzando y aunque creo que las restricciones todavía serán altas, todo se irá acercando a una normalidad que todos anhelamos. A corto plazo, todo pinta bastante crudo pero quiero creer que a largo medio plazo nos vamos a recuperar.

¿Qué queréis alcanzar en el mundo de la música?

Pues no hay un objetivo concreto. Queremos tocar y hacer canciones. Obviamente, cuántas más personas nos conozcan, quieran venir a vernos y les guste nuestra música, mejor. Queremos aprovechar todas las oportunidades que tengamos de mostrar nuestras canciones, de componer, de tocar, de continuar haciendo discos. Mientras haya una sola persona a la que le guste y nosotros estemos tan a gusto como estamos en la banda, todo tendrá sentido.

¿Cuáles son vuestros próximos pasos?

Pues durante todo este tiempo hemos aprovechado para componer y tenemos un tema nuevo grabado con una colaboración muy especial que verá la luz dentro de muy poco, todavía no hay fecha establecida para ello pero estamos muy contentos con el resultado y estamos deseando mostrarlo. También el próximo 16 de abril tocaremos en la sala Caravan junto a Santos y los Cassettes, en lo que será nuestro primer concierto de esta etapa.

No hay nada más fijo por el momento, seguiremos ensayando, componiendo y grabando temas, siempre tratando de avanzar y haciendo las cosas lo mejor posible.