El motín del Mosca

“Graves incidentes tras un frustrado recital de Lou Reed en Madrid” titulaba El País en su edición del 21 de junio de 1980 en relación a lo sucedido el día anterior en el concierto de Lou Reed en el campo de fútbol Román Valero del madrileño barrio de Usera.

Lo que allí sucedió paso a la historia de nuestro rock como “El motín del Mosca”, que es como se conoce coloquialmente al Moscardó, equipo que juega sus partidos como local en el Román Valero.


El concierto estaba programado para el 20 de junio de 1980 a las 10 de la noche, y formaba parte de la gira de presentación del disco “Growing up in public”, una obra que no fue bien recibida por la crítica, vendió poco y apenas tuvo promoción por la discográfica Arista.


Debido a la huelga de transportistas que colapsaba ese día la ciudad, el concierto de Lou Reed comenzó con una hora de retraso (algunas fuentes indican que fueron dos horas). Este retraso provocó que el público estuviera más irascible de lo normal. Minutos después (unas versiones hablan de 5 minutos y otras de 25) de que saltara a escena el Newyorkino, alguien desde el público lanzo un objeto al cantante, quien abandono el escenario.


Al igual que sobre la duración, sobre el objeto que arrojaron a Lou hay diferentes versiones, desde una moneda, una botella, un vaso de plástico, un cigarrillo, una papelina o un bote de cerveza vacía, siendo esta opción la más probable.


La organización hizo todo lo posible para que al norteamericano volviera al escenario y entabló unas duras negociaciones con el mánager del artista. Las negociaciones dieron sus frutos, y el mánager comunicó a los organizadores que Lou saldría de nuevo a escena, si el público se tranquilizaba y se sentaban. Sánchez Morata, uno de los socios de la promotora que organizaba el concierto, fue el encargado de transmitir al público las exigencias del músico, quienes cumplieron pacíficamente y se sentaron. Mientras Sánchez Morata trasmitía la petición del artista americano, Lou Reed y su equipo abandonaba el recinto a bordo de sendas limusinas. Cuando los organizadores se percataron de la jugada del neoyorkino, el gerente de la empresa cogió un taxi para seguirles, en un último intento de convencerle de que regresará. No lo consiguio y un tiempo después se enteraron que para eludir la ley, Lou y los suyos se fueron directamente al aeropuerto y abandonaron el país.


Volviendo al Román Valero, los organizadores se encontraron con que el norteamericano se había largado tras dar un concierto de tan solo 20 minutos, y tenían que lidiar con una multitud enfurecida. La traca final llegó cuando los pipas empezaron a recoger los amplificadores y los instrumentos, provocando una invasión masiva del escenario, arrasando con todo lo que encontraban y llevándose todo lo que podían. Corre la leyenda urbana, que muchos de los grupos que surgieron tras este episodio lo hicieron gracias a los instrumentos y equipos de sonido que cogieron “prestados” ese día.


Los incidentes del concierto no terminaron aquí. La promotora Gay and Co, de Gay Mercader, se negó a devolver el importe de las entradas, culpando al público de todos los incidentes acaecidos.
La revuelta del “Motín del Mosca” llegó hasta altas estancias administrativas, y el Gobierno Civil puso una multa de medio millón de pesetas a los promotores por “alteración del orden público y no haber prevenido los posibles incidentes “.


Esta multa no fue la única consecuencia negativa que acarreo a los organizadores el concierto de Lou Reed. Ya que tal fue el revuelo que creo los incidentes del concierto de Lou Reed, que el siguiente concierto que tenía programado por la promotora Gay and Co en el mismo recinto, nada más y nada menos que la actuación de Bob Marley, fue suspendido.


Lou Reed volvió a Madrid en 1989, esta vez el recinto elegido fue el Vicente Calderón, donde el estadounidense actuó junto a Simple Minds. Minutos antes del concierto, Lou declaró que había olvidado los sucesos del campo del Moscardó y que venía a reconciliarse con el público madrileño ofreciendo un buen concierto.

Puedes leer más reportajes como este en https://rockpress.es/category/reportajes/