La inverosímil historia de Steven Tyler y su hija Liv

Corre la década de los 70 , Bebe Buell era una conocida modelo y chica Playboy. Bebé también probó, sin mucho éxito, en el mundo de la música.

También fue muy popular por su gran lista de conquistas de estrellas del rock, Bebe tuvo affaires con Mick Jagger, David Bowie, Rod Stewart, Iggy Pop, Elvis Costello, Jimmy Page y con el protagonista de esta historia: Steven Tyler, a quien conoció en el año 1976.

Steven tenía 28 años y se encontraba en la cima de su carrera y también en lo más alto de sus adicciones. El propio cantante confeso en sus memorias que no exitia droga que no hubiera probado y que comenzo a drograrse a los 16 años. Bebe relata ” Steven estaba enganchado a la cocaína. Tanto, que sus mejores amigos y yo misma no le dábamos más de un año de vida”. Este año Bebé y Steven tuvieron un breve romance. Tan fuerte era la adicción a la cocaína de Steven que esto es lo que escribió Bebé en su biografía sobre este asunto “Steven estaba enganchado a la cocaína. Tanto, que sus mejores amigos y yo misma no le dábamos más de un año de vida”.

Estando de gira con Aerosmith, Steven llamó a Bebe, quien en ese momento vivía con su pareja, el también cantante y compositor Todd Rundgren. “Eran las tres en punto de la mañana. Steven llama y dice: Bebe, ven a buscarme. Estoy en el hotel Pierre y no puedo andar. ¡Y soy la única persona blanca en la habitación!”, contó ella a la revista Rolling Stone.

En un principio Bebe le dijo que no iba a ir, pero al final acabo acudiendo, ya que Steven estaba tan drogado que no estaba en condiciones de hacer nada por si mismo. Bebe llego a la habitación, cogió a Steven y se lo llevó a casa de unos amigos, donde le metió en la bañera hasta que se le pasarán los efectos de las drogas. Cuando se despertó, Bebe le llevó a una cama y se acosto junto a el. Horas después recordaron los tiempos en que estuvieron juntos y tuvieron un efímero romance de una noche.

Esta inesperada noche de sexo tuvo sus consecuencias, y Bebe se quedó embarazada de Steven. Bebe se lo contó a Todd y este lo aceptó. Dado que Steven seguía inmerso en su espiral de drogas y desenfreno, decidió que no estaba preparado para ejercer su papel de padre. Así que Bebe y Todd llegaron a un acuerdo, ocultarian la paternidad y se lo revelarían a la niña cuando cumpliera los 18 años.

Liv creció creyendo que Todd era su padre biológico, hasta que Bebe y ella asistieron a un concierto de Aerosmith en 1988. Liv tenía 11 años y llevaba unos años sospechando algo. Pero este día fue cuando se reveló el secreto. A este concierto también asistió Mia, la hija de Steven un año menor que Liv, y esta se sorprendio al ver el gran parecido con ella. “En aquel concierto vi a Mía, allí parada al lado del escenario y pensé que estaba viendo a mi gemela”, explicó la actriz años después.

Bebe no tuvo más remedio que confesarle a su hija que Steven Tyler era su verdadero padre. Y aunque a la actriz al principio le costó asimilarlo, después se alegró. “Recuerdo que luego pensé: ¡qué bien!Ahora tengo dos padres, más hermanos y más abuelos que los demás niños“, explicó Liv.

Esa misma noche Bebe le presentó a su hija a Steven, quien no se acaba de creer lo que le contaba Bebe. Steven recurrió a la prueba de paternidad, que confirmó lo que Bebe le contó tras el concierto.

Desde ese momento la relación entre Steven y Liv es idilica, entre ellos surgió una conexión que a día de hoy continua.