Las fiestas más salvajes de la historia del rock

El lema más célebre del rock es “Sexo, Drogas y Rock and Roll”, pues algunos de los grupos y estrellas del rock, lo cumplieron estrictamente, sobre todo en sus fiestas, las cuales eran salvajes, estas son algunas de las más importantes que han transcendido.


Los Stones en la mansión Playboy


En 1972 The Rolling Stones se encontraban en plena gira de presentación de su disco “Exile on main St.”, la cual fue una auténtica bacanal, los estupefacientes y la lujuria estaba en su máximo punto de apogeo. Pero el punto más álgido, lo avanzaron cuando llegaron a Chicago y Hugh Hefner, dueño dela mansión Playboy, les invito a su humilde morada llena de conejitas. En esta gira, The Rolling Stones, cometieron el error de permitir que el periodista Robert Greenfield, les acompañará durante toda la gira, incluida su estancia en la mansión Playboy. Robert reflejo todo lo sucedido en la gira en su libro “Viajando con Los Rolling Stones”,y sobre el episodio de la mansión Playboy Robert escribió que “se pasaban a las chicas como se pasan los porros” y que la casa era “una isla atemporal donde todos tus deseos se hacen realidad”. La estancia de los Rolling en Chicago fue de tres días, y tras los conciertos, sus satánicas majestades volvían a su hogar repleto de drogas y conejitas. Los excesos de sexo y drogas, les llevo a Keith Richads y Bobby Keys, saxofonista de la banda, a prender fuego a un cuarto de baño donde se estaban drogando.


El cumpleaños de Keith Moon


Memorable fue la celebración del 21 cumpleaños, aunque realmente cumplía 20 años pero mintió para poder llenar la fiesta de alcohol y demas sustancias, de Keith Moon, el batería de The Who. La fiesta fue el 23 de agosto de 1967, tras un concierto de The Who, en el hotel Holiday Inn situado en Flint, Michigan. De la tarta, de cinco pisos, se encargaron la marca de baterías Premier y del sello discográfico Decca. Poco duro la tarta integra, empezando a volar trozos de pastel por todos lados, terminando las chichas desnudas y el resto de invitados cubiertos de tarta. Incluido el encargado del hotel, que la tercera vez que acudió a la habitación para dar por concluida la fiesta, la cual debería terminar a las 00.00, termino con un tratazo en la cara, propinado por el propio Keith. El desfase del batería de The Who, continuo cuando cogió el extintor del pasillo y se puso a cubrir de espuma todo lo que pillaban a su paso, cuando le quitaron el artefacto, el bueno de Keith, salto y se encaramó a una lámpara, la cual no aguanto su peso y termino con ambos en el suelo. La actuación de Keith, provocó el caos entre los asistentes y la estampida de chicas desnudas y borrachos fue memorable. El colofón de la fiesta fue, cuando un coche Lincoln Continental termino dentro de la piscina de l hotel. El balance de la fiesta fue, algún herido, un diente roto del cumpleañero, 50.000 dólares de los desperfectos provocados y la prohibición de por vida a la banda a alojarse en ningún hotel de la cadena Holiday Inn.


Freddy Mercury y su Noche de Sábado en Sodoma


Dentro de la dura competencia que había entre los artistas del rock por darlas fiestas más salvajes, Freddy Mercury era el rey, o más bien la reina. El culmen de sus fiestas salvajes fue para celebrar el lanzamiento de su disco “Jazz”. Esta tuvo lugar el 31 de octubre de 1978 en el hotel Fairmont de Nueva Orleans. La fiesta congregó a más de 400 personas, muchos fueron invitados anónimos que fueron reclutados de los alrededores del hotel, con la única premisa de que tuvieran un aspecto extravagante. Cada uno de los invitados eran recibidos por un ejército de enanos con bandejas en la cabeza llenas de cocaína pura, traída expresamente para la ocasión de Colombia. Los camareros y camareras, desnudos ofrecían toda clase de viandas como caviar, langostas… Ademas numerosos artistas ofrecían diversos espectáculos (malabares, striptease, brujería…) y en los baños se ofrecían servicios orales a quien lo requirieran. En definitiva, una orgia con mayúsculas, que ni los romanos en su época más decadente hubieran sido capaces de imaginar. La fiesta paso a la historia con el nombre de “Sábado noche en Sodoma”.


Led Zeppelin y los tiburones


La anécdota que os vamos a relatar a continuación, sucedió el 29 de Julio de 1969, en el hotel Edgewater Inn de Seattle. Este hotel tiene, una curiosa particularidad, y es que desde sus ventanas se puede pescar, algo que ya habían hecho los Beatles y Led Zeppelin querían probar. Los británicos ya tenían varias caprinas en su poder, entre ella un tiburón, pequeños, que guardaban colgadas de las perchas de los armarios de la habitación del hotel. La leyenda cuenta que subieron a varias groupies a la habitación, y que una de ellas llamada Jackie, de solo 17 años de edad, fue atada a la cama y masturbada con uno de los pequeños escualos. La leyenda cuenta que utilizaron un tiburón, pero Richard Cole, manager del grupo durante esa gira, que estuvo presente junto a John Bonham, batería de la banda, declaró que no fue un tiburón lo que utilizaron si no que fue un Pargo lo que utilizaron de consolador. Lo que no contó Cole es si la chica estaba de acuerdo con en las prácticas sexuales que le hicieron. Lo que si se pudo comprobar fue los numerosos tiburones y peces de diferentes tamaños que dejaron por todo el hotel, además de cumplir con el inexcusable ritual de la banda de lanzar televisiones, colchones, cortinas y todo lo que encontrarán por la habitación por la ventana. Por cierto, Frank Zappa inmortalizó esta historia en “The mud shark”.