Poncho K: “Vivimos con tantos estímulos que nos olvidamos hasta de nuestra esencia.”

Entrevistamos a Alfonso Caballero Romero (Sevilla, 1981) más conocido como Poncho K. El sevillano nos habla de su próximo disco, de su nuevo proyecto junto a Taber de Malsujeto, de su faceta como escritor, de la pandemia…

Creativamente te sentó bien el confinamiento. Has tenido mucha actividad musical en los últimos meses. ¿Esta creatividad surgió durante el estado de alarma o venía de antes?

Sí, tanto tiempo libre me llevó a componer como si no hubiera un mañana, aunque también es verdad que ya tenía previsto hacer un parón de un año para sentarme a escribir, porque ya tenía pájaros en la cabeza.

¿Qué tal estas llevando la pandemia?

Pues sinceramente no he notado mucho cambio, me ha servido para viajar y crear.

¿Qué opinión tienes sobre el trato que se le ha dispensado a la cultura por parte del Gobierno, en la gestión de la pandemia?

No creo que sea una cuestión propia de gobierno, en mi opinión era lo que tocaba, un reseteo a nivel mundial y cualquier gobierno hubiese tenido que actuar de la misma manera por orden de los que mandan de verdad, esos peleles siempre obedecen, para eso han estudiado y aquí siempre pagan los mismos,  entre ellos nosotros, los que nos dedicamos a divertir al personal, pero oye, no se te ocurra protestar si no puedes pagar la hipoteca porque no te dejan tocar, porque entonces eres un criminal. No pasa lo mismo cuando el tren va hasta la biela o en First Dates se besan en la primera cita sin conocerse de nada. Y no me extiendo más con este tema porque entonces me van a tachar de negacionista, pero si quieres nos hacemos un video para redes cantando el Resistiré y dando las gracias de corazón a los héroes sin capa, sí, a esos mismos que ponemos a caldo cuando nos multan por cualquier mierda o porque siempre te mandan ibuprofeno tengas lo que tengas. Eso lo arregla todo y tendremos nuestro minuto de gloria!

En julio creas un proyecto paralelo, Hijos de Nacho Vidal, junto a Taber de Malsujeto, ¿Cómo nace este grupo?

Rupe (Taber) y yo siempre hemos tenido afinidad musical y admiración mutua a nuestros proyectos principales. En la pandemia nos hacíamos una telebirra cuando nos aburríamos y hablábamos de música entre otras cosas. Le comenté que quería montar algo paralelo porque tenía exceso de material, por experimentar y a modo de entretenimiento, ni siquiera para publicarlo. Casi sin hablarlo empecé a mandarle canciones y él me las devolvía con baterías programadas. Así empezó la cosa y mira, ya llevamos 5 temas publicados y otros 5 en el tintero que irán viendo la luz a lo largo de este año.

¿A quien se le ocurrió el troleo con el que anunciasteis el lanzamiento del grupo?

A mí. Lo vi claro porque me negaba a sacarlo de manera convencional y el Rupe me siguió la bola rápido. Es que estaba a huevo. Lo que mas nos sorprendió es que mucha gente se lo tragó, a veces nos daba hasta pena, porque había gente muy enfadada en nuestra defensa, cosa que les honra, pero que risas nos echamos, cojones.

En poco más de seis meses habéis publicado cinco sencillos, ¿vais a publicar un disco de Hijos de Nacho Vidal próximamente?

Sí, disco habrá, pero no hemos hablado de fecha exacta, aunque será este año sí o sí.

¿Va a tener continuidad el proyecto en directo? ¿Haréis una gira cuando termine esta maldita pandemia?

Pues no te puedo decir. De momento no tenemos en mente lo de llevarlo a directo, pero todo se verá

¿Cómo es el proceso compositivo en Hijos de Nacho Vidal?

Yo le mando a Rupe un tema con guitarra y voz. Él me la devuelve con batería. Yo le grabo un bajo y la voz. Él graba coros y se la pasa a un guitarrista para que colabore. La comentamos, vemos qué le falta y si hay que arreglar algo lo hace él, que es el que entiende el protools y cuando creemos que está bien, se la mandamos a Roger de RPM estudios para que la mezcle y masterice.

Además de los cinco sencillos publicado con Hijos de Nacho Vidal, has publicado cuatro singles de lo que será tu nuevo disco, ¿tienes ya grabado tu octavo disco de estudio?

Octavo ya? Si, está acabado, por fin…

¿Tienes fecha de lanzamiento o esta pendiente de que sé termine esta pesadilla?

Ando pensando cuando sacarlo, pero no me he decantado por una fecha todavía.

He leído que se llamará Calíope, ¿por qué este nombre?

Ya ni me acuerdo por qué, pero seguro era por algo que molaba.

En tus últimos lanzamientos optaste por la autoedición y el crowdfunding como método de financiación, ¿vas a seguir este formato para este nuevo álbum?

De momento quiero seguir teniendo el control de mis discos, no he encontrado un método mejor hasta hoy, así que si, lo sacaré sin discográfica este también, pero esta vez sin hacer crowdfunding.

Hablemos un poco de los cuatro singles que has publicado recientemente:

En Ring Ring cantas “Se ha marchitado abril de un solo salto”, ¿Cómo nos cambio la vida el maldito bicho?

No, no tiene conexión con la pandemia.

En Catenario escribes “Con el jaleo del mundo, tengo la preocupación, de irme sin ponerte luz… ¿El jaleo del mundo nos impide ver las cosas verdaderamente importantes de la vida?

Yo pienso que sí. Vivimos con tantos estímulos que nos olvidamos hasta de nuestra esencia.

En Inmortal cantas “Muero cada mañana / Y resucito siendo el amo, ¿somos realmente los amos de nuestras vidas?

Yo de la mía estoy seguro de que sí.

El texto promocional de Cuento sombrío, último single de tu próximo disco, lo define como un tema intimista y acústico, con la guitarra española y el cajón como elemento central, en el cual se puede intuir la expresión de una soledad aceptada pero que deja puertas abiertas al futuro ¿Cómo ves el futuro?

Con optimismo siempre y con ganas de saber lo que vendrá.

Después de 20 años en esto de la música, ¿cómo has visto la evolución del rock desde los escenarios?

Como la montaña rusa, ha habido de todo, pero en el fondo no ha cambiado tanto y los que hemos cambiado hemos sido nosotros que vamos cumpliendo años y la perspectiva no es la misma por mucho que se empeñe uno.

En 2012 publicaste “Trolo”, tu primera novela, ¿Cómo recuerdas la gestación de la criatura?

Con mucha ilusión porque era algo nuevo y un reto. Me costaba conciliar el sueño, no paraba de pensar en Trolo y cuando me dormía soñaba con él. Fue un proceso muy gratificante.

¿Tienes previsto volver a escribir un libro?

Llevo tiempo recopilando Zurraspas para terminar la trilogía y espero que no pase mucho tiempo para que vea la luz, a ver…

¿Cuáles son los planes más inmediatos de Poncho K?

Unos vinos al sol.

¿Y de Hijos de Nacho Vidal?

Unas birras y lo que encarte.