¿Quién se fumó las cenizas de Kurt Cobain?

En mayo de 2008 alguien entró en la mansión de Courtney Love, viuda de Kurt Cobain, y robo las cenizas del cantante de Nirvana. Este robo afectó mucho a Courtney que llegó a declarar que se suicidaría como su marido si no le devolvían las cenizas. Love sospecho de un antiguo amigo del líder de Nirvana como responsable del hurto.

Las cenizas de Kurt Cobain fueron esparcidas en un templo budista de Nueva York y en el río Wishkah, en el estado de Washington (EE.UU.), cerca de la ciudad de Seattle, donde nació el grunge, el movimiento musical del que Cobain es su gran icono.

Sin embargo, Courtney ha reconocido públicamente que se guardó una parte de estas cenizas en un bolso en forma de oso rosa que estaba escondido en el fondo de un armario de su vivienda. ”Es lo único que me quedaba de él”, se lamentó Love en declaraciones al diario sensacionalista británico News of the World.

Esta noticia, quizá, ánimo a Natascha Stellmach, una artista australiana de origen alemán, que realizó unas declaraciones anunciando que se fumaria las cenizas de Kurt Cobain mezcladas con marihuana. El siniestro acto se llevaría a cabo el 11 de octubre de 2018 en la galería Wagner + Partner de Berlín, dentro de una exposición de arte sobre la muerte que llevaba por título “Set Me Free”.

Cuando esta noticia transcendió a los medios, la propia Natascha se encargó de enviar un comunicado de prensa a doscientos medios seleccionados, se creó un gran revuelo entre los fans de Nirvana, que dudaron que las cenizas que se fuera a fumar la artista alemana fueran de Kurt Cobain.

Ante estas dudas, respondieron tanto Natalia como Alan Nierob, representante de Courtney Love. Natascha declaró, sobre como consiguió las cenizas de Kurt, que “Eso es confidencial y casi mágico. Vinieron a mí. Y lo voy a liberar”. El mánager de Courtney Love desmintió el robo de las cenizas afirmando que la historia había sido erróneamente contada, desmontando la performance que iba a llevar a cabo Natascha Stellmach y denominándolo como una farsa.

El acto se llegó a celebrar como estaba previsto, ante la presencia de unos poco elegidos sin móviles y sin cámaras fotográficas. Lo que nunca se sabrá si el porro de cenizas y marihuana que se fumó Natascha ese día, contenía las cenizas de Kurt Cobain o no.